Costa
Costa

El Port de Sóller dispone en su haber de una amplia lista de lugares de interés. Así pues, si la opción es visitar el entorno del Port, el visitante dispone de varias opciones a su alcance. En el casco urbano se puede visitar el barrio de Santa Catalina, los muelles pesqueros, la pequeña capilla de Sant Ramon de Penyafort o el oratorio de Santa Catalina. A las puertas de este edificio está la plazoleta de la Miranda que, como su propio nombre indica, es un mirador sobre un abrupto acantilado abierto hacia el Mediterráneo. Una ruta inapelable es la subida al faro del Cap Gros de Muleta desde donde se obtendrá una de las mejores vistas de la bahía. Tampoco se puede descartar subir hasta la Torre Picada, una fortificación militar del siglo XVII que se construyó sobre los acantilados para cumplir con la función de vigilancia y defensa costera ante las incursiones piratas. En la zona de los muelles, donde el aire huele a mar, resulta una visita inexcusable observar el trabajo de los marineros cuando trabajan en la reparación de sus artes de pesca o cuando descargan el pescado recién llegado a puerto. Todavía hoy pueden verse en este pequeño puerto pesquero los carpinteros de ribera (mestres d’aixa) que trabajan en la reparación y mantenimiento de las embarcaciones tradicionales de pesca, los llaüts.
Submarinismo

La costa norte de Mallorca se ha convertido en una de las principales localizaciones para la práctica del submarinismo en la Isla. En Sóller existe un único centro de buceo especializado donde sus monitores le enseñarán los secretos más recónditos que se esconden en los fondos del mar Mediterráneo. Sus barcos, modernos y diseñados específicamente para el buceo, cuentan con todos los equipamientos de apoyo para hacerle disfrutar de sus inmersiones en la más absoluta seguridad: radio VHF, teléfono, motor diesel, oxígeno y botiquín, trapecio de descompresión, escalera especial, botellero, amplias bañeras y plataforma para equiparse y saltar al agua cómoda y fácilmente. El centro sigue los estándares internacionales del buceo recreacional a nivel de planificación de las inmersiones, siendo el perfil medio de sus inmersiones entre los 15 y los 25 metros, sin sobrepasar en ningún caso los 40 metros. En la coste norte de Mallorca existen más de treinta puntos de buceo con una visibilidad impresionante. En el fondo del mar existen cavernas que forman contraluces espectaculares, ideales para los fotógrafos submarinos. Es la ocasión perfecta para conocer toda la fauna del Mediterráneo como sargos, morenas, meros, barracudas, coral, salpas, langostas, nudibranquios, salmonetes y muchos más.
Playas

El Port de Sóller cuenta con dos playas, la de Es Través y la de Can Repic. Las aguas de estas playas ofrecen la posibilidad de practicar varios deportes náuticos como embarcarse en una canoa o en pequeñas embarcaciones de vela. Las playas de Sóller disponen de todos los servicios. La playa de Es Través está situada al final del trayecto de la carretera entre Sóller y Port, en el margen derecho de la bahía. Tiene una longitud de unos 800 metros y una anchura de 20, su nivel de ocupación es medio, con usuarios locales y visitantes, conocedores de la zona, sus accesos tanto con vehículo como peatonal son buenos y sus accesos para minusválidos excelentes. Siendo una playa natural de grava y de arena, con aguas tranquilas y algunas veces con la moderada brisa mediterránea, sus fondos de ángulo normal y dependiendo de la temporada con flujos de agua de rieras y desembocaduras de torrentes, existiendo junto a ella espigones, embarcaderos, pero delimitado con sus correspondientes balizamientos. En relación a los servicios para el visitante, hay que resaltar las pasarelas para minusválidos, la existencia de teléfonos públicos, duchas junto a la playa, alquileres para actividades de playa y náutica, además de las correspondientes banderas de señalización y una torre de vigía salvamento, que siendo su riesgo medio hacen de ella una playa muy segura, todo ello siendo de gestión municipal.

La Playa den Repic está situada en la parte izquierda de la carretera del Port y de la misma bahía, según se entra desde Sóller. Esta playa, ubicada frente en el paseo peatonal del mismo nombre, con una longitud de unos 250 metros y anchura de unos 20, está situada en la misma ensenada del Port. Tiene una graduación de ocupación media, siendo una playa urbana con un usuario local y visitante, con un paseo marítimo peatonal, buenos aparcamientos y, sobretodo, con magníficos accesos para discapacitados. El tipo de playa es natural, con aguas generalmente tranquilas, algunas veces sopla la brisa mediterránea con su moderado viento, y está compuesta por arena y grava. En sus alrededores existen algunos espigones para las propias embarcaciones, estando totalmente balizada y además tiene sus propios embarcaderos y muelles. Los servicios de cara al visitante son muy completos, existiendo pasarelas para minusválidos, teléfonos públicos, duchas junto a la playa, alquileres de embarcaciones, zonas deportivo-náuticas, y varaderos. En cuestión de seguridad para los bañistas se debe resaltar el sistema de banderas de señalización, las torres de vigilancia, que a pesar de ser de riesgo medio, es un servicio de gestión municipal como su limpieza diaria de la misma.
Bookmark and Share