Guía de Sóller
Datos generales

Superficie: 42,45 km2
Altitud media: 45 metros sobre el nivel del mar
Población censada: 9.788 (Junio 2018)
Población empadronada: 14.035 (Enero 2018)
Densidad de población: 330,00 h/km2
Gentilicio: Solleric, sollerica
Núcleos de población: Sóller, l'Horta, Biniaraix, Port de Sóller
Descripción de Sóller

En el noroeste de la isla de Mallorca, en pleno corazón de la Serra de Tramuntana, emerge la ciudad de Sóller enclavada en un frondoso valle rodeado de olivares y huertos de naranjos. Su privilegiada situación orientada hacia el mar hace que, junto a su puerto natural, sea uno de los lugares más bellos del archipiélago; donde el aire huele a tranquilidad y donde el mar se besa con la montaña. Sóller linda con los municipios de Deià, Bunyola, Escorca y Fornalutx constituyendo una comarca marcada por el más puro aire tradicional de su gente y su paisaje, ejemplo de la Mallorca más popular. Su nombre de origen árabe procede del topónimo Sûlyâr. Esta ciudad que desde antaño ha sido calificada por sus habitantes como “una isla dentro de Mallorca” por su ancestral aislamiento, esconde un rico patrimonio en iglesias, monumentos, casas señoriales, museos y palacetes. Sus estrechas calles y su casco antiguo trasladan fugazmente al visitante a varios siglos atrás. Sóller es, además, cuna de la arquitectura modernista en Mallorca y en sus calles se puede respirar el aire colonial de algunas casas palaciegas que construyeron los emigrantes que entre los siglos XIX y XX hicieron fortuna en América y Francia. Desde el año 1905 y por orden del rey Alfonso XIII Sóller posee el título de ciudad. Aislada por las montañas y rodeada de naturaleza, para llegar al valle se puede acceder desde Palma atravesando el puerto de montaña conocido como el Coll de Sóller con sus más de 60 curvas,o bien por el túnel que está en servicio desde 1997 o mediante un recorrido inolvidable por los bellísimos pasajes por donde discurre el Ferrocarril de Sóller que en 1912 puso punto y final a su aislamiento físico. Una vez en la estación el visitante puede subirse al tranvía para cubrir los cinco kilómetros que separan el núcleo de Sóller de su puerto. Sóller es el lugar preferido por los visitantes para contemplar la naturaleza, para practicar el senderismo de montaña, disfrutar de la tranquilidad que ofrecen sus calles y para mojarse en las aguas de su pequeña bahía. Los turistas que año tras año vienen al valle dan buena fe de ello.
Bookmark and Share